Plazo de prescripción de la acción aquiliana

La Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de enero de 2017 (Roj: STS 165/2017 - ECLI: ES:TS:2017:165) trata sobre el plazo de prescripción de una acción tan cotidiana como la aquiliana, respecto de unas humedades con origen en elementos comunes de la propiedad.


Centrándose en la prescripción reitera la jurisprudencia sobre la interpretación restrictiva de ese instituto, de forma que existiendo una clara voluntad de reclamar hay que extremar las precauciones a la hora de estimar que ha prescrito la acción ejercitada con ese fin.
Por otra parte, en el caso de las humedades, interpreta que se trata de unos daños continuados, si no se ha eliminado su causa, de forma que el cómputo del plazo de prescripción de la acción empezará cuando el resultado sea definitivo. Matiza que, en el caso de que se pueda fraccionar en hecho diferenciados, sí que se podrá iniciar el plazo de prescripción respecto de cada uno de ellos cuando se produzca ese resultado definitivo.


Respecto de la legitimación activa, que también aparece en el proceso, pero no como causa del recurso de casación, el TS inicia el FD Segundo diciendo que "El arrendatario puede ejercitar las acciones propias del art. 1902 del C. Civil", lo cual deja fuera del debate si, como plantea una de las demandadas, esta es una acción del art. 10 LPH y, si lo es, si para su ejercicio está legitimado el arrendatario. Dejando claro en todo caso dos elementos esenciales de la acción: la legitimación activa (que puede tenerla el arrendatario) y que se trata de la acción del art. 1902 Cc, además del plazo de prescripción de un año.

 

Enlace a la sentencia.

Escribir comentario

Comentarios: 0