Causas de inadmisión de recursos extraordinarios

Recurso extraordinario por infracción procesal y recurso de casación. Sentencia. Tribunal Supremo, Sala Primera de lo Civil.

 

Una nueva sentencia en la que se enumeran varios de los errores que comúnmente se cometen al presentar los recursos de infracción procesal y de casación.


Conviene resaltar, respecto del recurso extraordinario por infracción procesal:

1.- "El recurso extraordinario por infracción procesal no puede fundarse en infracciones de naturaleza sustantiva, y tampoco permite que el recurrente exponga su versión sobre cómo sucedieron los hechos y pretenda que sea esa versión, y no el sustrato fáctico de la sentencia recurrida [...]" (sic)
Se hace hincapié en que esta vía sólo es factible cuando se impugna el error o arbitrariedad en la determinación de los hechos, ya que la valoración jurídica de los mismos entra dentro del ámbito del recurso de casación.
2.- "Las resoluciones administrativas no tienen eficacia de cosa juzgada en un litigio civil", pero además las resoluciones judiciales de distintas jurisdicciones (civil y contenciosa-administrativa en este caso) tampoco tienen ese efecto, dado los distintos ámbitos y objetos de las mismas.

 

Respecto del recurso de casación:

1.- La cita genérica de vulneraciones legales sin individualizar y razonar cada una por separado no puede ser subsanada por el Tribunal Supremo "a fin de que sea la Sala la que, supliendo la actividad que la norma atribuye a la parte, investigue si el agravio denunciado deriva de una infracción sustantiva, identifique la norma vulnerada y construya la argumentación del recurso a fin de precisar en qué y porqué resulta infringido el derecho aplicable" a la decisión del caso (sic).
2.- La interpretación de los contratos no cabe en el recurso de casación, que haría de tercera instancia "salvo cuando se demuestre su carácter manifiestamente ilógico, irracional o arbitrario o se vulneren concretas normas legales que regulan dicha interpretación." (sic).
3.- Por último un interesante resumen sobre la llamada "doctrina de los actos propios", que frecuentemente se alega sin atenerse a lo que estrictamente engloba: "un comportamiento futuro coherente a quien en un determinado momento ha observado una conducta que objetivamente debe generar en el otro una confianza en esa coherencia".

 

La reflexión inevitable que un profesional debe hacer frente a su patrocinado en el momento de plantear un recurso extraordinario es que no se trata de una tercera instancia en la que volver a intentar que la tesis que pretende sea admitida por un Tribunal superior, sino que deben concurrir circunstancias objetivas que justifiquen la interposición del recurso, puesto que, aunque se logre pasar la barrera de la admisión a trámite, el resultado de una sentencia desestimatoria será económicamente mucho más perjudicial que acatar el pronunciamiento de la sentencia recurrida.

 

Texto completo de la sentencia en este enlace.

Escribir comentario

Comentarios: 0